¿Se acaba el comercio tal como lo conocemos?

Según datos de la Federación Nacional de trabajadores Autónomos (ATA) más del 25% de los trabajadores por cuenta propia (3.223.142) se dedican al sector comercio.

Suelen ser dueños de tiendas de ropa, calzado, deportes, etc… Pero en los últimos años más de 90.000 de estos trabajadores autónomos han tenido que echar el cierre a sus comercios.

Todo parece indicar que hay un cambio de modelo en el sector del comercio que apunta directamente a internet.

La gente ha perdido definitivamente el miedo a comprar a través de internet y si, pueden comprar el mismo producto que se vende en la tienda de la esquina un 20%, 30%, 40% ó 50% más barato ¿Porque no hacerlo?

Hoy la mayoría de compañías que venden por internet entregan el producto en la misma puerta de casa en un plazo de 24 a 48 horas.

Una tienda online tiene infinítamente menos gastos que un comercio tradicional (alquileres, limpieza, electricidad, etc…) por lo que puede permitirse el lujo de abaratar el coste de sus productos y literalmente barrer del terreno de juego al comercio tradicional.

De hecho, en 2016 el comercio electrónico se disparó en España creciendo un 21% y facturando 24.185 millones de euros 

Los comercios tradicionales están siendo utilizados como un lugar donde la gente puede ver, tocar y probar el producto que luego termina comprando mucho más barato a través de internet.

 En Estado Unidos se están cerrando centros comerciales por falta de ventas y los expertos aseguran que en 2022 el 25% de los centros comerciales habrán cerrado debido al auge del comercio electrónico.

El futuro no es nada halagüeño para el comercio tradicional ya que pronto llegarán las conexiones 5G que harán que nuestro internet “vuele” y esto va a favorecer notablemente el auge del comercio electrónico.

Pronto llegará también el dinero virtual, de hecho hay países como Suecia o Dinamarca que abogan por eliminar el dinero físico en cuanto la tecnología lo permita y, esto es una buenísima noticia para el comercio electrónico porque la gente perderá aún más el miedo a pagar a través de internet.

¿Significa esto que van a desaparecer la tiendas físicas? Por supuesto que no, pero si disminuirán en número significativo y se volverán cada vez mas exclusivas y más especializadas.

Alguna grandes marcas son reacias a vender a través de  internet y están adoptando como estrategia comercial situarse en el centro de las grandes ciudades asociando la marca con una imagen de alta calidad que justifique pagar un precio alto.

De esta manera en lugar de poner sus productos al alcance de todo el mundo con un simple clic, las marcas crean una sensación de “escasez” y, evitan entrar en competencia con otras marcas que ofrecen productos parecidos en un mercado cada vez más saturado.